CulturaGeneralLocal

Campesinos cardenenses exhiben tradiciones culinarias escatológicas, ancestrales de los mayas del norte de Q.Roo

0
Campesinos cardenenses exhiben tradiciones culinarias escatológicas, ancestrales de los mayas del norte de Q.Roo


Kantunilkin, 19 de julio, (Infoqroo).- Campesinos mayas de esta zona tienen la costumbre de comerse la tuza, un roedor que, para ellos, representa un manjar que cazan en sus milpas y que para ellos representa múltiples ventajas, entre ellas que no tiene desperdicio alguno, pues la consumen en su totalidad, incluyendo sus desechos.


Al respecto, el Presidente del Consejo de Vigilancia del ejido de Kantunilkín, Marcelo Uicab, sostuvo que la tuza es la única especie de la que no desperdician nada, ya que, incluso comen sus heces fecales a las que, dijo, aderezan «con limón y acompañan con tortillas».
“Según nuestros abuelos tiene propiedades curativas (el excremento), pero no sabemos de qué o, talvez solo lo decían para que lo comamos porque no cualquiera se atreviera comer las heces de este animalito”, admitió.
Añadió que acompañan ese consumo con tortillas “y si son hechas a mano, es aún mejor; a la tuza como a sus heces fecales, se le exprime un limón para que se coma, teniendo un sabor único y exquisito.


“En esta temporada de lluvias, los campesinos no desaprovechamos oportunidad para atrapar al roedor y comerlo para que, al mismo tiempo, cuidemos las plantas de nuestra milpa (comen las raíces del maíz y el plátano)”.
La autoridad ejidal dijo que la forma de preparar la tuza es en “pib”, un horno rústico y, para ello, cavan un hoyo en la tierra, le encienden leña, entierran el roedor con hojas de chaya, o de plátano, para que tenga «un mejor sabor» y, luego de una hora, lo sacan, pues se ha cocinado y está listo para comerse.


Además, dijo, es una oportunidad para generar ingresos, pues algunos la comercializan hasta en 150 pesos por ejemplar.
Señaló que las tuzas abundan en las milpas en esta temporada, así que preparan las “trampas” para atraparlas, durante la noche y, al día siguiente, muy temprano acuden a revisar si el roedor cayó.

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up
error: Este contenido pertenece a Cancún Urbano