Los Leones vuelven a rugir para colocarse a una victoria de alcanzar el bicampeonato de la Zona Sur

Los Leones vuelven a rugir para colocarse a una victoria de alcanzar el bicampeonato de la Zona Sur

Mérida, 30 de agosto (Infoqroo).-Personalidad, carácter, con un béisbol a nota a la defensiva, y qué decir a la ofensiva que explotó en el momento oportuno para respaldar el sólido trabajo de Jake Thompson para que los Leones de Yucatán ligaran su tercer éxito sobre los Diablos Rojos del México, 5-3, para quedarse a una victoria de asegurar el bicampeonato de la Zona Sur.
El Parque Kukulcán vibró con otro emocionante duelo ante los escarlatas, que llevan siete derrotas al hilo en postemporada –en la anterior campaña fueron barridos- y esta noche pagaron caro la falta de bateo oportuno, aunque habrá de resaltar la manera de cómo jugó Yucatán a la defensiva con par de dobles matanzas en momentos clave.


Yadir Drake y José Juan Aguilar fueron los encargados de poner la dosis de poder ofensivo con sendos cuadrangulares.
El cubano en el mismo primer acto llevándose por delante a Luis Felipe Juárez, y el michoacano en el siguiente episodio sin nadie en los senderos. Sendos registros en la sexta y séptima sellaron la suerte escarlata.
El pitcheo selvático volvió hacer amo y señor con un Thompson, que maniató la artillería escarlata con pelota de tres jits, dos carreras –en la primera y cuarta-, firmó tres pasaportes y ponchó a dos -para agenciarse el triunfo.


David Gutiérrez trabajó la séptima y aunque permitió par de incogibles, la defensiva lo sacó del atolladero para colgar la argolla. Posteriormente, el preparador Enrique Burgos retiró la octava, no sin antes tolerar la que sería la última carrera infernal, y finalmente, Josh Lueke demostró el porqué es uno de los mejores cerradores de la liga al conseguir los últimos tres auts para su tercer salvamento.
La derrota fue para Luis Iván Rodríguez, a quien le anotaron cinco registros en cinco actos con cinco imparables, entre ellos par de cuádruples.
Japhet Amador disparó cuadrangular en el primer episodio, pero de ahí en adelante su majagua se apagó, al igual que la del otro aporreador Jon Singleton, quien ha pasado sin pena ni gloria en esta serie.

error: Este contenido pertenece a Cancún Urbano